Luego de las presentaciones formales por parte de los representantes gremiales, el gobierno de la Provincia tomó intervención y dictó la conciliación obligatoria con fecha para el miércoles 29 de abril, esperando arribar a un acuerdo.

El intendente de Tres de Febrero Diego Valenzuela había firmado el decreto 342/20 que “reduce el monto en concepto de honorarios mensuales al personal contratado, un 5% para quienes perciban menos de 30 mil pesos y un 10% a quienes perciban más de 30 mil pesos”. La medida llegó el 23 de abril, después de que el Ministerio de Desarrollo Productivo tomara la decisión de hacerse cargo del pago del 50% de los salarios de las empresas afectadas por la cuarentena.

En caso de que no haya una marcha atrás, estas disposiciones se harán efectivas de forma retroactiva desde el 1 de abril, es decir que se verán reflejadas en el próximo recibo de sueldo que perciban los trabajadores del municipio que ya estarían liquidadas. La reducción podría llegar en algunos empleados a un 50%, debido a la eliminación de ítems que son fundamentales en el salario de bolsillo.

El gobierno municipal argumentó el ajuste en la caída de la recaudación producto de la pandemia. Frente a esta situación la Provincia ya había anunciado una asistencia financiera inmediata de mil millones de pesos para que sean distribuidos a los municipios, a través de la coparticipación y el Fondo Especial de Emergencia Sanitaria para la contención Fiscal Municipal, que consta de ocho mil millones de pesos y podrá ampliarse hasta doce mil millones de pesos para contribuir con el pago de salarios.