Tres personas fueron detenidos luego de un raid delictivo, que incluyó una seguidilla de robos y una persecución, en un episodio que comenzó en la localidad bonaerense de Ituzaingó y finalizó en Haedo, en el partido de Morón. Los individuos eran intensamente buscados por haber consumado el rapto de un joven, el fin de semana pasado, en Castelar. Parte de la banda logró escapar.

Voceros del departamento judicial de Morón revelaron que los delincuentes, de 20, 18 y 15 años, residían en el famoso barrio Ejército de los Andes, conocido como El Fuerte Apache, en Tres de Febrero.

La persecución comenzó en Paso de los Libres al 200, en Ituzaingó, cuando los sujetos desvalijaron a una mujer y le sustrajeron un Honda Fit. Momentos después, los asaltantes interceptaron a un hombre, de 38 años, y a su esposa de igual edad, en Rodríguez Peña al 2400, casi en la esquina con Salvador Curutchet, en Castelar.

Luego robaron a una mujer, de 65 años, en Rodríguez Peña y General Viamonte, en Castelar, y además consumaron una entradera en una vivienda situada en Paraíso al 1500, en El Palomar, oportunidad en la que le sustrajeron un VW Gol rojo a un hombre, de 42 años, quien había arribado de visita a ese domicilio.

Con rapidez, los individuos huyeron en ambos vehículos, pero empezaron a ser perseguidos por los efectivos policiales del Comando Patrulla (C.P.) de Morón, en José Manuel Estrada y avenida Rivadavia, en inmediaciones de la estación de trenes de Haedo.

Al arribar a General Juan Álvarez de Arenales y General Juan Martín de Pueyrredón, en este último distrito, los ocupantes del Citroën Aircross colisionaron contra uno de los patrulleros y también contra un Fiat Siena que se hallaba estacionado, oportunidad en la que los uniformados, apoyados por la Unidad de Policía de Prevención Local (U.P.P.L.) y por la Dirección Departamental de Investigaciones (D.D.I.) de Morón, alcanzaron a capturar a sus tres ocupantes, incautándose en su poder varios de los objetos que habían sido robados, entre ellos un aparato de televisión.

Los otros delincuentes huyeron en el VW Gol, que posteriormente apareció abandonado en República Árabe Siria y General Julio Argentino Roca, en jurisdicción de Ciudadela y a una cuadra de la avenida General Paz. Autoridades de la Estación de Policía de Morón y de la Superintendencia de Seguridad del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) de la Zona Oeste se encargaron de supervisar los diferentes procedimientos.